Taller huertos

lunes, 11 de febrero de 2019

Del patio a tu mesa


¿Has tenido curiosidad de cultivar tus propios alimentos?


Preparar tu primer platillo con vegetales cultivados por ti es una una experiencia verdaderamente emocionante que te llenará el estómago y el corazón.

¿Tus niños no se comen las verduras? 
Olvídate de ese problema si las cultivan ellos mismos.

Un huerto en casa ayuda a la economía, mejora la convivencia de los integrantes de la familia, fomenta la participación y si es un huerto comunitario...mejor. Ayuda a los niños a comprender los ciclos de la vida, la importancia de cuidar su alimentación y de conocer el origen de sus alimentos para hacer conciencia sobre su salud y la del medio ambiente. Mejoran los sabores y por supuesto la calidad nutricional. 

Tener un huerto en casa es una actividad recreativa, disminuye los niveles de estrés y aprovechas espacios para volverlos productivos. 

¿Por dónde empiezas? 

En nuestro taller te decimos todo lo que necesitas saber para que sea fácil, divertido y productivo. 



Inscribete aqui!

jueves, 24 de enero de 2019

A río revuelto...conserva la calma



El ritmo de la vida en la ciudad de por sí es complicado, el estrés a tope con el tráfico, el regreso de vacaciones navideñas y tal parece que tras cada vacación los coches se multiplican porque al volver todos notamos 10 minutos más en el reloj al recorrer nuestros trayectos. Y por si fuera poco a nuestro presidente se le ocurre combatir a la corrupción con todo y reducir la disponibilidad de gasolina, no escribo de política, sorry, sólo ocupo de escenario una situación real que se suma a nuestro estrés habitual. Inmediatamente en redes sociales se desató una... de noticias, unas verdaderas, otras falsas, todas alarmistas, etc. y las gasolineras no tardaron en estar abarrotadas y además del desabasto que claramente había, empezaron la rapiña y las compras de pánico, hasta ese momento sólo de combustible, hasta que por ahí se dijo que empezaba a haber desabasto de alimentos y que el Súper Bowl podría estar en riesgo por culpa del guacamole. Así se dejaron ir desbandadas de gente a llenar sus tanques y si ya había problemas pues personas cargando garrafones de gasolina o todos los coches de su cochera no ayudó a mejorar la situación. Cambiemos de situación: si hoy las compañías que producen pantallas de televisión anunciaran que no podrán producir más por "x" razón ¿qué crees que pasaría? Hace unos años México sufrió el embate de dos poderosos huracanes al mismo tiempo, uno por cada lado y la noticia más relevante en ese entonces fue el saqueo de las tiendas, la rapiña...la gente no estaba saqueando latas de atún o alimentos empacados, ni siquiera botellas de agua, no; la gente saqueó pantallas de televisión, aparatos de sonido, lavadoras, etc. aunque se las llevara mojadas. 

Creo que nuestra capacidad para diferenciar lo que es parte de nuestra supervivencia y lo que no lo es,  no funciona correctamente. No sabemos distinguir lo que verdaderamente necesitamos para sobrevivir. Y ¿cuál es el problema con esto? Creemos que nuestra vida depende de un montón de cosas que no necesitamos; hoy puede ser una tragedia olvidar el celular en casa. En fin, retomando esto de las situaciones estresantes...veras, el único miedo para el que nuestro sistema si está programado es al de morir. El miedo es el encargado de mantenernos a salvo y de advertirnos de situaciones que ponen en riesgo nuestra vida. Pero cuando nuestros parámetros se encuentran desubicados y no podemos diferenciar lo que es necesario para nuestra supervivencia, el miedo se exacerba y estas situaciones estresantes nos hacen reaccionar animalmente por instinto. Aquí es en donde se gesta un caos del que nos volvemos protagonistas y villanos. 

El miedo te permite reaccionar pero no crear o pensar o manifestar, sólo puedes estar a merced de lo que la circunstancia te ofrece. 

El caos, así como todas las situaciones que nos ponen a prueba son para enseñarnos, para aprender de nosotros mismos como humanos y como personas. Nos sirven para ver de frente nuestros miedos, nuestros sentimientos de carencia, nuestras limitaciones, nuestra vulnerabilidad y también, para conocer nuestros pensamientos más oscuros y ruines que no somos capaces de reconocer en la normalidad: el egoísmo, la frustración y la violencia o lo que deseamos a otros. No podemos negar estos sentimientos, no somos santos, se trata de estar conscientes de lo que pensamos, de lo que sentimos y de reconocer la capacidad que tenemos de manifestarlo colectivamente a través de nuestras actitudes y acciones. 

El caos es para quien lo necesita.

El caos existe para que aprendas de él. En tu vida se manifiestan situaciones de acuerdo a lo que necesitas aprender, lo que necesitas reconocer en ti: sentimientos, bloqueos, carencias y también habilidades, sueños, deseos.  Los pensamientos, los sentimientos y las emociones son vibraciones que se materializan de acuerdo a tu camino de aprendizaje. Todos tenemos cierto grado de pesimismo, todos sentimos miedo o enojo, todos tenemos un potencial violento y estar conscientes de ello nos ayuda a enfocar nuestra atención en su opuesto. A nivel vibracional  tomar consciencia nos permite cambiar de "tono". No permitas que el miedo se manifieste por ti, mucho menos por cosas que nada tienen que ver con tu supervivencia. ¿Y si estuviéramos en una amenaza real? Cambia de tono y por resonancia energética tus posibilidades serán mejores, sólo toma en cuenta una regla universal: todos somos uno...si mejora para ti, mejora para todos. 


Jass Bernal 





sábado, 1 de diciembre de 2018

La lista de los deseos conscientes



Estamos cerrando el año y en todas partes empezamos a ver anuncios de felices deseos. Cualquier

persona normal dirá que por lógica solo ponemos frases como “mis mejores deseos para ti y los
tuyos”. Imagínate una navidad al más estilo grinch en dónde los aparadores de las tiendas
tuvieran letreros de “deseamos que pases una navidad llena de deudas y altos intereses” o, en la
caja te digan feliz gasolinazo nuevo, que pases las fiestas con gripa”… sería increíble, no? ¿Qué es
lo que deseamos para los demás? Pues obvio…salud, paz, dinero, bendiciones a menos que se te
cierren en el semáforo o te ganen el lugar en la fila porque en ese momento desde lo más
profundo de tu ser no sale un deseo tan lindo aunque sea navidad.

La palabra deseo se refiere al más profundo anhelo por conseguir algo o de verlo realizado. Todos
tenemos deseos para nosotros y para los demás pero no siempre estamos conscientes de lo que
deseamos y en este artículo te voy a explicar la importancia de desear con consciencia.
Los deseos más poderosos son los que puedes comprar con el corazón.

¿Te has preguntado en dónde sientes los deseos? Un deseo se gesta en el corazón, en esa parte de
nosotros que sabe lo que nuestra esencia quiere y necesita. El corazón es el centro energético de
nuestro cuerpo que nos conecta con el exterior y con el universo entero. Si lo deseas con el
corazón y lo sientes ahí, entonces puedes manifestarlo. En libros como “El secreto” y algunos otros
de metafísica y física cuántica hablan de la importancia de sentir lo que deseamos, no sólo en
pensamiento sino en emoción. Lo que expresamos cada vez que hablamos o que escribimos tiene
el potencial de materializarse. Imagínate en esta época si deseáramos con el corazón todo aquello
que escribimos en las tarjetas de regalo, en los anuncios de televisión, en las canciones, con las
campanadas y las uvas.

Alguien algún día me dijo…”si lo deseas es porque Dios puso ese deseo en tu corazón y por lo
tanto, tendrás todo para conseguirlo”.

Somos libres de desear todo cuanto seamos capaces de imaginar pero debemos corresponder al
universo y la correspondencia del deseo es el agradecimiento que también se siente en el corazón.
Te propongo hacer un ejercicio, escribe tu lista de deseos y en la columna de al lado escribe una
lista de agradecimientos, te darás cuenta de las bendiciones de tu vida y de esta manera generarás
un circulo de bienestar constante, tienes mucho que agradecer y en ese momento decides
compartir y desear bien para los demás, esto generará mayor bienestar para ti y así
sucesivamente, inténtalo!

Sólo es cuestión de estar conscientes de lo que deseamos para nosotros y para los demás, así la
próxima vez que el cajero, el mesero, el de la gas te diga “feliz navidad” antes de responder en
automático piensa lo que de verdad le deseas; ahora que dediques un tarjeta haz que cada letra
cuente; ahora que abraces a alguien que ese deseo salga desde el corazón para que estas frases
navideñas dejen de ser de dientes para afuera y de verdad tengan un sentido, crear la realidad que

queremos ver para todos. Cuando respondas “gracias”, hazlo con la convicción de que la persona
que te está felicitando de verdad está deseando algo bueno… empecemos a manifestar un mundo
mejor para todos.
Esta navidad deseo que desees con todo tu corazón, tu ser y tu esencia que todos tus seres
queridos y algunos más llenen sus vidas de amor, crecimiento, serenidad; que tengas una larga
lista de agradecimientos, un corazón lleno de ilusiones, deseos … y propósitos que no sólo quiten
kilos sino que llenen tu vida de puras satisfacciones. ¡Vamos a manifestarlo!


Jass Bernal