miércoles, 28 de abril de 2021

Zero Waste, no generes basura


En el artículo anterior, platicamos sobre el grave problema que tenemos en nuestras comunidades por la generación excesiva de basura y residuos de todo tipo.


Es necesario que tomemos conciencia de las acciones que podemos realizar para disminuir, en la medida de lo posible, el consumo irresponsable y el manejo inadecuado de nuestros desperdicios.


Algunas recomendaciones que deseamos compartir con ustedes y que son fáciles de seguir son las siguientes:


1.- REDUCE:  La vida actual nos exige un alto consumo de diversos artículos, muchas veces innecesarios  para nuestra existencia.  Es importante que antes de comprar las cosas, pensemos si realmente nos son necesarias, o solo seguimos los “mensajes” de nuestro deseo de estar a la moda, cubrir un capricho, tener lo mismo que “todos” nuestros conocidos, etc…


Como comentamos en el artículo anterior, nuestros contenedores de basura están repletos de ropa, calzado,  electrónicos, y demás, que simplemente “pasaron de moda” o que ya no son compatibles  con los equipos electrónicos de última generación. 


Además, un montón de desperdicio de cajas, empaques, embases, bolsitas, cartoncitos, plastiquitos, pues los grandes almacenes venden y  los grandes productores desplazan inmensas cantidades de productos de esta manera.


Es mucho mejor comprar a pequeños comercios, productores locales, tiendas a granel, y reutilizar los embases de vidrio y plástico, para rellenarlos con los mismos productos.   Sí… es un poco más de trabajo, pero el esfuerzo será redituable a largo plazo.


2.- RECICLA: Todos  merecemos una segunda oportunidad y todas las cosas las tienen también.  Ahora contamos con muchas páginas de internet donde podemos consultar mil formas de reutilizar los contenedores de plástico pet, cartones de leche, rollos de papel de baño, ropa, y un sinfín de artículos  más; de maneras originales y sobre todo generando nuevos artículos que realmente pueden tener una larga “segunda vida”. 


Si lo tuyo, lo tuyo, no son las manualidades, entonces puedes ir juntando los embases y empaques y llevarlos a Centros de Acopio, o donarlos a empresas que los utilizan como materia prima para generar otros productos.  Ya existen empresas que compran los cartones de leche, pet y plástico grueso.  Puedes contactarlas y así tu basura se puede convertir en una pequeña fuente de ingreso extra.


Es importante que si decides guardar los embases, tengas la precaución de enjuagarlos perfectamente, para que no generen malos olores y plagas indeseadas.   Bien lavados, sin etiquetas, ni tapas plásticas gruesas, y aplastados para que no ocupen mucho espacio.  Una vez que tengas suficientes… llévalos a los centros de acopio o establecimientos donde los compran.


En el caso del cartón, también hay que desarmarlo, compactarlo y almacenarlo donde no se moje ni se ensucie.


3.- REUTILIZA:  Un garrafón de 10 litros de agua, puede ser utilizado como maceta, cubeta, para guardar algún liquido limpiador, etc.  una mesita de noche que ya no nos gusta, puede ser una mesita de té para el cuarto de la tele, pintándola o barnizándola de diferente color y haciendo algunos cambios.  


Las cosas que ya no utilizas por diversas razones, pueden ser donadas a alguna institución (ojo… que estén en buen estado) o incluso se pueden vender a los distintos comerciantes que compran y venden “usado”.  La basura de uno es el tesoro de otro, y esto es una realidad.  Puedes organizar algún tipo de “venta de garaje” y ganarte un dinero extra, o simplemente organizar una “GRATIFERIA”, con tus amistades, en servicio a la comunidad, regalándolo todo.  En nuestros próximos números les explicaremos lo que es una Gratiferia.  Un concepto novedoso y divertido para ayudar a tu comunidad.


Los desperdicios de la cocina, generados por alimentos, pueden hacer maravillosas compostas para tu jardín y macetas.  Son los mejores y más nutridos abonos.  Si te interesa, hay muchos lugares en tu localidad donde puedes tomar un pequeño taller de compostaje (En El Plan A te podemos enseñar cómo hacerlo).   


Muchas verduras y frutas son desperdiciadas cada día, porque “ya están pasadas”…  cuando aún se pueden utilizar para preparar, compotas, mermeladas, salsas, aguas, licuados, etc. Puedes tomar algunas ideas de internet, o tomar clases de Cocina Cero Desperdicios, para poder aprovechar al máximo tus alimentos.  Te sorprenderá lo mucho que ahorras y las “delicias” que pueden prepararse con alimentos “a punto de pasarse”… no tengas miedo de intentarlo.


Son muchas las acciones que podemos emprender para aliviar la enorme carga de basura que tienen nuestras comunidades.  La solución es muy sencilla y solamente nos exige tomar un poco de conciencia y un poco más de nuestro tiempo.  Si vamos incorporando a nuestra rutina diaria, poco a poco, una acción a la vez, alguna de estas iniciativas y vamos fomentando que cada familia de nuestra comunidad las incorpore, poco a poco, una acción a la vez… el resultado será sorprendente. 


Sí, es verdad que te tomará un poco de esfuerzo, pero vale la pena intentarlo, por ti y por tu planeta.  Los beneficios son grandes (y si te pones listo, también lo verás en tu bolsillo) si todos hacemos un poco, cada vez.



jueves, 22 de abril de 2021

ESPERANDO EN DIOS QUE LLUEVA, NOS AHOGAREMOS...EN BASURA!


Ojalá que Tlaloc decida mostrar su descontento y suelte harta lluvia en esta próxima temporada porque no es por asustarlos pero...NO HAY AGUA!


Si un milagro sucede y llueve, es importante que tomemos conciencia del verdadero problema tras las tremendas inundaciones que hemos padecido en muchas de las delegaciones y municipios del Valle de México.


Primero tenemos que tomar en cuenta que la Ciudad de México y una buena parte de su zona conurbada es precisamente un Valle, donde normalmente se formaban lagunas en época de lluvias, antes de la Conquista.  El agua siempre regresa a su lugar y tiene una memoria  exacta.  El primer “error” fue crear una Ciudad tan compleja como la nuestra, en estas condiciones geográficas, pero bueno… nuestros antepasados conquistadores no eran precisamente unas personas brillantes y nuestros servidores públicos actuales, pues tampoco….


Si, ya sé que también nuestro sistema de alcantarillado no es precisamente el más eficiente y  no  soporta el crecimiento urbano actual… pero ahí seguimos construye y construye, y creciendo y creciendo la mancha urbana hasta donde se deje (evidentemente ya no se dejará mucho más).


Pero el mayor problema y del que pocas veces nos queremos hacer responsables, es el de la basura que indiscriminadamente tiramos en nuestras calles y terrenos baldíos… y la misma basura que literalmente “navega” desde los basureros municipales cuando llueve de la manera en la que ha llovido en estos últimos meses.


Cientos de kilogramos de basura son recogidos de las calles después de una inundación o encharcamiento; desde bolsas de plástico, vasos, envolturas de golosinas, colillas de cigarro, botellas de pet, hasta lo impensable (hemos visto hasta un burro de planchar y ropa de cama bajando por las cascadas citadinas ).


Mucha de esta basura se tira desde la ventanilla de los automóviles, pero mucha también es arrastrada desde los terrenos donde se  han ubicado los tiraderos de basura de muchas colonias y poblaciones urbanas.


Esta basura al ser arrastrada en la corriente de agua, llega lógicamente hasta las coladeras y alcantarillas que funcionan como una  “coladera gigante” que inevitablemente bloquea el paso del agua y evita que el flujo se absorba… creando charcos, que luego se vuelven verdaderos lagos.  


Esto por un lado… por otro lado, el sistema de alcantarillado ya es insuficiente y también se satura, además que está lleno también de basura…  esto genera que el agua que corre por el alcantarillado en una tormenta, también sature el drenaje y, en conjunto con la basura que va arrastrando, logren que en lugar de absorber el agua de las calles, la expulsen al exterior… son esas hermosas fuentes que nos encontramos en medio de las avenidas principales cuando llueve a cántaros.


Pero, ¿¿¿de dónde sale tanta basura??? Pues nada más échenle números y cuenten cuántos habitantes tiene su colonia y cuantas colonias tiene su municipio o delegación y así, vamos sumándole…  el número es alarmante, si pensamos cuanta basura genera cada familia.


Por ejemplo, una familia de 3 adultos, el día de hoy generó esta cantidad de desperdicios (aproximadamente):


2 botes de tetrapack – del jugo y la leche que tomaron ayer.

25 servilletas (del desayuno, comida y cena de 3 personas)

1 caja de galletas o cereal

6 cascarones de huevo

3 cascaras de plátano y otra fruta

½ kg. De desperdicio orgánico de lo que cocinamos para la comida

4 bolsitas “reciclables” de los deshechos del perro

La envoltura de unicel del paquete de carne que comieron

1 embase plástico del  suavizante de telas con el que lavamos la ropa

1 envoltura del jabón de baño

3 botellas pet de 1 litro de refresco o agua embotellada

1bolsa de plástico con propaganda dejada en el buzón (como ½ kg. De papel)

1 caja de cartón grande (donde venían los doce embases de leche que compraron) 

1 bolsa de plástico con deshechos del baño (higiene)

 

Esto, multiplíquenlo por el número de habitantes solo del valle de México, que somos aproximadamente 20 millones de personas (en el año 2014).


Todo esto normalmente lo recoge el camión de la basura,  pero en algunos casos, se deja en terrenos baldíos que NADIE limpia.


ES UN PROBLEMÓN, ¿ VERDAD? Mucho más grande de lo que podemos visualizar.


Qué podemos hacer?


Pues primero, tenemos que tomar en serio este problema… ya no hay espacio para “resguardar” esta cantidad de basura… simplemente NO CABE… así es que lo que tenemos que hacer es generar menos cantidad…  comenzar a comprar y consumir con conciencia.  Vivimos en una sociedad que nos exige demasiado consumo… la versión plus, plus super plus, del iphone, tablet, o herramienta electrónica que acabamos de comprar el bimestre pasado y que ¡ya es obsoleto! El zapato para primavera, la bolsa de verano, el atuendo completo de invierno… todo renovado del año pasado!!!! Porque este año, ya no está IN… REFLEXIÓN: ¿¿ A dónde crees que se va el zapato, la bolsa, el aparatejo que desechas??


Por otro lado, nuestros hábitos de consumo alimenticio son igual de nocivos. Todos los envases que utilizamos son DESECHABLES.  Los de la leche, el jugo, el agua, el refresco, el arroz, el pan, el cereal, el consomé… la lista es interminable… y todo TODO  se va a la BASURA.


Podemos comenzar por buscar lugares (que  ya hay varios) donde podemos comprar a granel…  y donde te rellenan tus embases y te venden en “cucurucho”(como antaño), semillas, especias, chocolate, café, azúcar,  etc...  Comprar a productores locales que te reciben de regreso el “frasco” de la mermelada o la salsa, y no utilizan empaques innecesarios para su transportación; comprar en las tiendas del vecindario lo necesario para el día o la semana…  son pequeñas acciones que realmente hacen una diferencia.


Y bueno, ya con lo inevitable y con lo que no podemos “cambiar”, pues busquemos la manera de reutilizar, reciclar, SEPARAR par que alguien más pueda utilizar estos desperdicios de manera eficiente.


En nuestro próximo reportaje te diremos cómo puedes manejar eficientemente tus desperdicios y basura, para “CONSTRUIR” una mejor vida y dejar de “DESTRUIR” nuestro planeta.


Si tienes preguntas, o quieres saber más sobre este tema, búscanos en facebook en El Plan A

  


viernes, 26 de marzo de 2021

Haz barrio y consume local!


 Últimamente andan circulando en las redes sociales varias imágenes que hablan acerca del apoyo al comercio local; Sí, esas en donde dice  que compres tus regalos a la gente que tienes cerca, esa dónde dice que no regatees a tu marchante, etc. Este mes te vamos a platicar de la importancia del comercio local sobre todo para estas épocas en las que solemos enloquecer con las compras navideñas. 

Verás, tú probablemente tienes una amiga, prima, tío o alguien cercano que hace mermeladas, joyería, velas, jabones, galletas, en fin; esa persona seguramente está buscando obtener ingresos extras, poder trabajar desde su casa o tal vez tenga la firme convicción de emprender su propio negocio.  Económicamente hablando, está comprobado que las economías locales son la base del crecimiento de una comunidad ya que permiten una distribución de los recursos más equitativa permitiendo un ciclo productivo constante. Los que llevan a cabo el sueño de ser microempresarios, generan fuentes de empleo y contratan personas de su misma localidad. 

Otro factor importante es que muchos de estos productos están elaborados a partir de materias primas mexicanas, del campo, de los productores textiles, de los artesanos entre muchos otros. Esto permite que haya un flujo de dinero más equitativo, ya que un productor al vender a una gran cadena abarata mucho sus costos para poder ser competitivo sobre todo dentro de un mercado global.

Hablando de calidad, cuando se produce en pequeño, se puede tener un mejor control acerca de la procedencia de las materias primas, sobre el proceso de elaboración y de empaquetado. Generalmente estos productos no traen tantas bolsitas de celofán, ni una caja adentro de otra caja y así. Cuando se produce en pequeño no existe la sobreexplotación de los recursos naturales. Y cuando se produce en pequeño para tu comunidad, el transportar los productos no será de gran problema, ni será un factor contaminante.

Estos emprendedores ponen gran empeño en los productos que elaboran; por ejemplo, si un ama de casa decide hacer mermeladas, seguramente escoge los ingredientes con los que haría la mermelada para sus propios hijos.  Todos tienen un toque especial, un diseño original, una receta con secreto familiar, una historia de empeño, creatividad, ilusión y  hasta de amor. 

Actualmente se han puesto de moda los bazares artesanales, anímate a visitarlos, encontrarás cosas extraordinarias para diferentes presupuestos y darás regalos que tienen un impacto económico directo y positivo, que son amigables con el medio ambiente; darás regalos únicos, originales, diferentes  y sobre todo, entregarás regalos hechos por manos mexicanas como las tuyas y por gente que pone su corazón en cada cosa que elabora.