PlantA3Challenge

PlantA3Challenge

miércoles, 10 de abril de 2019

No somos un cáncer


Cierto día me quejaba amargamente de los estropicios de la raza humana en el planeta, de los mares llenos de basura, de la tala, de la caza furtiva, de la sobrepoblación y todos los otros detallitos y como otras tantas veces mencioné que el ser humano es un cáncer y la tierra encontrará la manera de deshacerse de nosotros. La amiguita que iba conmigo respondió  a aquella declaración, “no puedes estar más equivocada. Yo no pienso que la tierra nos vea como cáncer y tampoco creo que esté tratando de deshacerse de nosotros”. Como amante de la naturaleza y del planeta no estuve tan de acuerdo en su punto de vista, sin embargo; mientras caminábamos pensé que podía tener razón, quizá todo nuestro problema de comportamiento se basa en que CREEMOS que somos un cáncer. 


No se cómo empezó pero como humanos tendemos a esperar lo peor de nosotros mismos. Por lo pronto, como católica me inculcaron que somos producto de un pecado original, que dios nos mandó a vivir en penitencia para, tal vez, ganarnos en cielo de vuelta. Filósofos, sociólogos y muchos otros han tratado de definir si nacemos o nos hacemos malos y si somos malos buscamos una explicación para ello, pero nadie busca explicaciones para alguien que es bueno, ¿por qué no buscamos explicaciones para lo bueno? Pues porque es bueno y ya, entonces es lo natural, lo que es, ser bueno no necesita mayor explicación.

Retomando el punto del cáncer y la tierra, si los humanos dejáramos de existir en la tierra ¿quién creen que nos extrañaría? Absolutamente nadie. Ninguna especie depende de nosotros para vivir, y no lo digo yo, hay una serie de programas acerca de la tierra sin humanos y lo rápido que toda nuestra infraestructura, tecnología, ciencia, etc, quedaría cubierta por la arrasante fuerza transformadora y regeneradora de nuestra madre tierra.

Es sencillo, nada en la tierra nos necesita. 

Entonces ¿qué sentido tiene nuestro paso por la tierra? si nadie nos va a extrañar.
Pues tal vez se trate de "dejar de creer que la tierra existe para nosotros". Ella siempre generará vida, de una manera u otra, así como la primera vez con un par de moléculas y un rayo, lo hará con lo que tenga y si todo proviene de ella, sabrá como transformarlo en vida de nuevo.  La tierra generá vida con o sin humanos, cambia, se renueva, se transforma en nuevas y fascinantes maneras de existir. Yo, en lo personal amo a los animales, los bosques, el mar, de ninguna manera me gusta el sufrimiento de ningún ser vivo pero he tenido la oportunidad de observar la capacidad de la tierra para cambiar, adaptarse y vivir siempre y a pesar de las circunstancias, es su mandato divino, así como el de nuestras células, el vivir.  Observa la foto de arriba ¿ves la raíz que se hizo abrazadera? Sucedió después de que cortaron el cerro y el árbol quedó en riesgo. 
Si se extingue una especie, surgirá otra;  si se destruye un paisaje, se construirá una vista nueva. 

Nosotros, los humanos, concebimos nuestra existencia como lo más importante para la tierra, el universo, dios... y de aquí se gesta un miedo a morir tan grande, capaz de conducir nuestras vidas y en nombre de nuestra supervivencia matamos, destruimos, competimos, arrebatamos, etc. Luego nuestra supervivencia tiene que ser cómoda, bella, automática, inmortal. 

Si le quitáramos importancia a nuestra existencia, la disfrutaríamos más y en mayor armonía con el planeta. 

No, no somos un cáncer, tampoco somos hijos del pecado, no nacemos siendo malos y no, el mundo no gira a nuestro alrededor. Necesitamos comprender que nuestra existencia genera otras existencias,  que nuestra vida en algún momento dará pie a otra vida con otra forma o en otra especie. Necesitamos comprender que somos parte del majestuoso ciclo de vida de la tierra y universal, que es eterno y que se genera una y otra vez. 


Elevar el sentido de nuestra existencia.
Entonces ¿qué hacemos  aquí? Disfrutar. ¿Que??? Si, DISFRUTAR, hacer uso de nuestra capacidad de gozar, sentir placer, sentir alegría, crear y compartir cosas buenas y gratificantes.   
No, no somos un cáncer, tampoco vivimos en penitencia pero vinimos a aprender en la mejor escuela de todas, la que nos permite observar, experimentar, probar, sentir, maravillarnos, respirar, comer, crecer, crear, amar. 

Estamos en un planeta vasto, hermoso y perfecto en donde la vida se abre camino por sí misma, DISFRÚTALO y por consecuencia lógica aprenderás a cuidarlo, a conservarlo y a amarlo. Tu origen divino conoce esta conexión, sólo necesitas recordarlo. 


Jass Bernal 





martes, 12 de marzo de 2019

La energía femenina y el falso empoderamiento

El desarrollo integral del ser comprende la utilización de todos sus componentes, herramientas, emociones y todo esto se deriva de dos corrientes energéticas que fluyen dentro de cada ser: energía positiva y energía negativa.

Cada una de estas energías se manifiesta en el plano físico a través de una polaridad que genera el movimiento y la acción.
 Los seres humanos tendemos a reconocer esta polaridad como una separación, dos partes independientes y creemos que nosotros escogemos cuál manifestar separando por completo a la otra parte.
Clasificamos esta polaridad en bueno o malo de acuerdo a una serie de características que le adjudicamos a cada parte, así creemos que la energía positiva es buena y que la energía negativa es mala.
Bien, en esta manifestación humana hay dos géneros: masculino y femenino y los concebimos como polaridad. Energéticamente hablando, la energía masculina es positiva y la energía femenina es negativa. Cabe aclarar que  la energía negativa nada tiene que ver con lo "malo". 

Todos tenemos ambas energías en nosotros.  

La energía femenina es la parte en nosotros que se deja llevar por los sueños, que intuye, que inspira. Es la que nos da la sensibilidad, la emoción, la ternura y la generosidad. Es etérica, fluye y toma la forma de lo que la contiene pero... si todos los humanos viviéramos al 100% en energía femenina seguiríamos en la época de las cavernas, porque la energía femenina es pasiva y dispersa. Requiere necesariamente de su complemento, la energía masculina; ésta se encarga de llevarlo todo a la acción, a la materia, a la manifestación.

Desde el 2012 comenzó a hablarse acerca del regreso de la energía femenina y derivado de los miles de casos de violencia en contra de la mujer surgió el empoderamiento femenino y si, es un proceso derivado de la evolución universal, ya que todo el universo se mueve mediante estas dos energías: femenino para soñar, masculino para traer esos sueños a la manifestación. Bien, durante muuuchos años, la tierra ha operado en energía masculina; desarrollo, avances tecnológicos, médicos, de infraestructura, desarrollo de naciones, economías. Pero la energía tiene ciclos y requiere tiempo para regresar a la ensoñación e imaginar cosas nuevas, retomar el equilibrio y disfrutar de lo que ya se creó; por eso se habla del regreso de la energía femenina.

¿Qué ha sucedido entonces ?

El empoderamiento femenino se ha dado desde la energía masculina de las mujeres. 

Las características de cada energía tiene su lado oscuro si se desequilibran y se manifiestan de manera incorrecta.

La energía masculina mal equilibrada trae un exceso de razón, de pensamiento y de ego; el querer conquistar en todos los ámbitos, la competencia, la ambición de poder y de tener hasta el extremo de provocar guerras, devastaciones, etc. Como mujeres tras un largo historial de abusos, menosprecios, violencia y condiciones de desigualdad, hemos buscado ganar terreno  en lo laboral, lo económico, lo político, etc. perooo a nivel social no tenemos ninguna buena noticia. Todos sabemos que hay una ola desenfrenada de secuestros y  feminicidios, la violencia se incrementa en frecuencia y en tono, robo de niños, trata de blancas, maltrato animal, el bullying, etc.

No, no podemos culpar a los hombres, no podemos declararles la guerra, no podemos desplazarlos y arrebatarles el mundo porque también conozco historias maravillosas de hombres que han criado hijos sin ser los padres biológicos, también he visto a un par cuidar de su hermana o de su esposa en el hospital, los he visto llorar y he sentido sus abrazos; ellos también sufren, sufren la pérdida de una hermana o de un hijo, de un padre o de una esposa. Todos sufrimos con cada guerra que inicia, con cada vida que se pierde con la violencia. Todos estamos sufriendo la falta de bondad, la falta de amor.

Nada tiene que ver el empoderamiento de la mujer sino el regreso de la energía femenina y no sólo en las mujeres, la conexión de todos los seres humanos con la energía del amor, la bondad y sobre todo la reconciliación.

Empecemos por reconocer el esfuerzo de los hombres que se permiten sentir, que nos nutren con su protección, que le dan forma a  nuestros sueños y que contienen nuestro sentir y nos acompañan. Recibamos de ellos permitiéndoles expresar ambas energías en armonía.

 Hoy tenemos la oportunidad de sincronizarnos con los tiempos perfectos del universo, retomar el equilibrio y educar a los niños en amor y no en competencia. No es trabajo sólo de las mujeres pero si somos las responsables de iniciar un cambio, somos creadoras, somos fuente de nutrición,  retomemos nuestro poder de ensoñación y creemos un mundo de esperanza para todos.

Jass Bernal

jueves, 21 de febrero de 2019

Aceptación...el incalculable valor de la amistad


Durante toda tu vida personas llegan y personas se van.  He conocido algunas amistades que han durado toda una vida, incluso llegan a ser más fuertes que un lazo sanguíneo. Dicen por ahí también "que los amigos son la familia escogida y que entre mujeres, la amistad es tan poderosa que mejora la salud". También dicen que los amigos se cuentan con los dedos de una mano y sobran dedos, no amigos.

Aún  conservo algunas cartas cursis de esas que uno escribe en la secundaria de "te amo mil", "eres mi mejor amiga". Estas cartas en dónde todas tus cualidades se  resumen en un "eres de pelos" y de todas las personas que firmaron aquellas cartas sólo una me acompañó hasta ahora mis 35 años y ese utópico "nunca cambies" con el que se cerraba cada una de esas cartas con ella se transformó en un "¡wow! cómo hemos cambiado y aquí seguimos". Si, la gente cambia conforme crece, conforme vive, hasta que en la adultez casi llega a definir su personalidad y el "eres de pelos" se cambia por un cúmulo detallado de emociones, cualidades, carácter, temperamento, gustos, experiencias etc.
Verán, todos tenemos esos detalles de nuestra personalidad que nos enloquecen hasta a nosotros mismos. Educación, valores, temperamento, y todo lo que forma el costalito de piedras que es nuestra personalidad. Y conforme recorremos el camino, algunas experiencias abren baches que se convierten en necesidades emocionales, así es y nos pasa a todos.
La necesidad de ser aceptados, de pertenecer y de ser amados es quizá  la que más nos domina.Todos queremos que nos quieran y en esta búsqueda de aceptación adoptamos estilos, actitudes, comportamientos "correctos", etc. Con expectativas, roles y zapatos que llenar para sentirnos amados, acabamos traficando con nuestra esencia. Sin embargo, una de las misiones que tenemos en la vida es la de descubrir nuestro verdadero y resplandeciente ser, como ya he dicho en otros artículos, esa parte nuestra de origen divino...para eso Dios creó a los amigos...para ayudarnos a encontrarnos a nosotros mismos.

Una amistad verdadera no es la que conoce lo peor de ti y lo aguanta, esa es resignación; un amigo verdadero es el que se muestra de espejo para que veas la mejor versión de ti mismo porque la conoce y recibe lo que eres capaz de compartirle a partir de ella, eso es aceptación. 
Aceptar es recibir de forma voluntaria y sin oposición quitando del horizonte a las expectativas y las falsas figuras; nos permite ver la realidad y establecer relaciones honestas, las cosas son como son y las personas también. 
En una amistad auténtica tienes la libertad ser tal cual eres,  de ser dueño de ti mismo y de tomar tus propias decisiones, de vivir tus experiencias y compartirlas, de celebrar las buenas y de sentirte apapachado en las malas. 

Decir "te amo tal cual eres y sin importar que hagas" porque no depende de ti ni de tus decisiones, depende sólo de lo que yo puedo ver en ti y te dejo ser", es el mejor regalo que podemos darle a alguien. 

Como todo lo que damos en la vida, la aceptación también es reciproca, primero de ti para ti. Cuando aceptas a alguien tal cual es habla de la capacidad de aceptarte a ti mismo porque no podemos dar lo que no tenemos, y segundo, aceptar implica tranquilidad y paz para ti mismo, dejar de pelear con lo que quisieras que el otro fuere y dejar de controlar lo que decide, aceptar es darte la libertad de amar sin condición. 

Platicando con la que hoy es mi mejor amiga y después de dar un breve recorrido por nuestra amistad de ya algunos años coincidimos que ha sido una bendición para ambas el apoyarnos para crecer en nuestros propios caminos, nuestra amistad  ha sido una gran oportunidad de aprender acerca de nosotras mismas, ella me ha enseñado a conocer mi mejor versión,  la que sabe recibir, la que comprende, la que da, la que confía, la que ama.
Compartir un camino de crecimiento en perfecta libertad no tiene precio, es incalculable el valor de ese intercambio porque se da en los más altos niveles de consciencia y de amor. 

No somos ni perfectos ni infalibles pero si somos amados tenemos la oportunidad de transformarnos, de crecer y de cumplir con la misión de vida de descubrirnos y brillar.
No he recibido una carta cursi en muchos años, a cambio todos los días recibo la libertad y el respeto a ser quien soy con todas mis piedritas y baches. El nunca cambies se convirtió en un camino de crecimiento y transformación en libertad.


Jass Bernal