jueves, 30 de enero de 2020

En camino a tus sueños


En camino a tus sueños te topas con personas que ponen a prueba tu fé y tu coraje.

Todas aquellas personas que dijeron “no lo hagas… no lo lograrás… eso no se puede… quédate con lo que tienes seguro…” están esperando que tropieces para decir inmediatamente “TE LO DIJE”, si reciben buenas noticias tuyas pronuncian un silencioso “mmm”. Son personas que siguen haciendo lo que hacen por miedo a cambiar lo que no quieren de sus vidas y peor aún, tienen miedo de que TU les demuestres que SI se puede cambiar y que no hay más pretextos. Están ávidos de tener la razón y poder decir… ves… yo por eso no me muevo de aquí.

Hay otras más quienes están enojadas porque tu cambio afectó su vida. Entonces esperan con ansias tu fracaso para decir “muajajaja ya ves lo que te pasa por arruinar mi comodidad”.

Están algunos amigos que oyen tus planes y dicen “que padre, te irá súper bien…” y por dentro piensan… pinche loca, ojalá regrese a la normalidad cuando se canse de jugar.

Otros amigos deciden pobretearte y se dan a la tarea de ayudarte a su manera. Deciden qué necesitas, cuando lo necesitas y ponen las condiciones para conseguir su valiosa ayuda que por cierto…tú no pediste. Necesitan que los necesites.

Están los amigos exigentes que cuando llegas emocionada a decir “ ¡¡hey logré xxx…” voltean y dicen: ¿apenas? O ¿nada más?

Por supuesto están los que creen que emprender algo nuevo es sinónimo de” no estás haciendo nada productivo” y entonces pretenden disponer de tu tiempo a su antojo porque TU no estás ocupada, sólo estas persiguiendo tus sueños.

Tristemente sí, estoy escribiendo una proyección. Es la primera vez que me lanzo a perseguir un sueño y es la primera vez que me topo con estas reacciones tan de frente: nunca antes alguien me había hecho sentir tan pobre; nunca antes alguien importante había deseado mi fracaso sólo para probar que tiene razón; nunca antes había visto enojo en los ojos amigos por mis logros y nunca antes me habían hecho sentir que lo que hago no es NADA.

A todas estas personas les digo que hoy el universo dice “sigue adelante”. Hoy  en camino a mis sueños  también me topo con quienes me bendicen, quienes  vienen a alegrarme un sábado y me dicen “que padre, me encanta lo que haces, no te rindas, ¿qué necesitas?, me lo pagas cuando seas rica”… quienes me ven brillar y brillan conmigo. Con ellas es con quienes quiero compartir el camino a mis sueños.

Como dice una buena amiga mía: “Y cuando lo que queda es darlo todo y te das cuenta que siempre lo das todo, es el momento en que SABES que TODO se está dando”.

TODO SE ESTÁ DANDO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario